Solocomedia ¿cierra?: 4 razones para que continúe

El pasado miércoles Ángel Martín anunciaba en su blog (lugar de referencia para saber cuando Ángel se da de alta o baja en lo que es la comedia y la vida en general) que Solocomedia, su proyecto más personal, en la búsqueda de crear el canal de comedia referencia en el Youtube español, puede que no vuelva tras el descanso veraniego. Sus razones, aquí. Los que vivimos, de una manera u otra, por y para esto del humor podemos entender la frustración de Martín, pero desde Comedia Madrid vamos a darle unas cuantas razones para que, tras el merecido descanso veraniego, los chicos de Solocomedia vuelvan a la carga.

1º Olvídalo, Ángel. Esto es Chinatown.

Nos gustaría decir que Youtube es el camino de baldosas amarillas que tantos pregonan, pero la realidad es bastante más dura. Si, hay Rubius o Cremades que pueden vivir holgadamente de esto, pero realmente son casos excepcionales. El resto de “youtubers” no viven precisamente de sus canales, dado que para conseguir dicha hazaña necesitas unas cifras monstruosas de visitas. Y eso, en vez de cambiar con el tiempo a mejor, todo indica que irá a peor. Pero eso no quiere decir que Solocomedia no tenga un hueco en la red. Lo tiene y las cifras de visionados demuestran que tiene un público.

Es lo complicado de hacer un humor que no es la regla entre las estrellas de Youtube, que el camino es bastante más largo y tortuoso. Así que, entendemos la queja, la frustración y las ganas de quemar todo con gasolina, pero entre seguir el camino fácil de hacer “gameplays” de Minecraft para conseguir millones de visitas y el seguir haciendo las cosas a vuestro estilo, preferimos esto último, aunque Youtube siga siendo Chinatown. Lo de subir videos de Los Simpsons ya esta copado, así que por ahí no tiréis.

2º Compañeros

Entre las razones que Martín saca a relucir es la de que los compañeros de la comedia les cuesta compartir el contenido del canal. Y si, es cierto. Pero vamos, con la comedia y con la gente en general. Cada uno va a su bola. Pero no es nada personal. Me explico.

Si, los compañeros podrían darle más al RT, pero aparte de dar la brasa con sus propias historias por redes de manera constante (Facebook es la Guia del Ocio del Siglo XXI) tienen que compartir las cosas de sus amigos más cercanos, ya sean cómicos, cineastas, pintores o albañiles. Además, ese video de gatitos y ese del ruso loco liándola muy fuerte no se comparten solos. Junta eso con poner esa foto de la hamburguesa que te has comido en Instagram o contestar a las veinte conversaciones del chat de Facebook que tienes con gente que ni conoces en persona. Incluso esta ese momento al año en el que decides que tienes que desintoxicarte de las redes y que puedes vivir sin Whatsapp, Facebook o Twitter (que suele durar entre 3 horas y 3 días). Esta droga es dura y la consumimos todos.

¿En qué nos deja esto? Pues que salvo implicados en el proyecto, fan fatales, amigos muy cercanos y familiares, todo lo que haces se comparte cuando te acuerdas, si te acuerdas. Como uno de los implicados en una de las pocas página dedicada a la información sobre comedia en vivo en España, podía esperar miles de RTs de cómicos, pero teniendo más proyectos online en marcha desde hace años, uno ya sabe de que va la movida. Así que, toca celebrar cuando alguien comparte algo y listo. Sin cabrearse ni borrar a gente, que alguno en algún momento se acordará y lo compartira. O no. ¿Qué más da? Cuanto menos dependas de terceros, más libre estas para hacer lo que quieras cuando quieras. Y eso es justo lo que un tipo como yo quiere ver de un grupo como vosotros. No digo que eso asegure el éxito, pero, por lo menos, haces las cosas más contento, ¿no?

3º Esto no es el Final

Como uno de esos seguidores del proyecto que ha visto Solocomedia desde su creación, he visto la evolución del mismo. En el ADN del canal esta el irse y volver, y que viniera otra pausa dramática pues, oye, hasta entra dentro de lo previsible. Pero, cortar esto ahora que ha cogido un estilo y un camino muy interesante pues, que queréis que os diga, me tocaría bastante las narices. Sobretodo, no sólo por que el camino recorrido en estos últimos meses sea interesante, si no porque pinta que, sí seguís por ahí, sin cortarse y usando toda la libertad quee da Youtube, lo que viene puede ser aún mejor. Aunque sólo sea por un tema completamente egoísta, quiero ver hasta donde podéis llegar. Y no creo que sea el único.

Pero, si en algún momento decidís acabar con esto, necesitamos un gran final. Una de esas cosas que revienten internet para no volver. No un mensaje en un blog. Necesitamos ese video donde lo más jodido que os pase por vuestra cabeza salga a la luz y, entre fuegos artificiales, bailarines y demás parafernalia esto tenga el final memorable que se merece. Todo menos un post en un blog, repito. Que sí Youtube se cobra la vida de otro canal, por lo menos le cueste y le quede cicatriz.

4º Parchís

Este es probablemente uno de los videos con los que más me he reído este año. Necesito más cosas así para mi cruel y despiadado sentido del humor.

Sea como sea, esperamos vuestra vuelta en septiembre, sin cambiar una pizca de vuestro humor. Si toca replantearse algo, quizás el ver como conseguir ser el canal de referencia que busca ser, siempre y cuando no pase por hacer lo mismo que el resto ni basar la estrategia de redes en lo que comparte o no la gente. Algo se podrá hacer. Desde Comedia Madrid nos ponemos a vuestra disposición para ayudar en lo que haga falta… siempre y cuando no estemos compartiendo videos de gatitos o subiendo fotos de hamburguesas a Instagram.

Comentarios