#ÁlexClaveroTrendingTopic

El cómico pucelano sacó las carcajadas y los aplausos de un público al que al principio se le veía algo desengrasado. Fueron muchos los amagos de aplausos que se fueron al limbo de las ovaciones. Eso no impidió que Clavero se llevara una buena ración a su casa.

Minutos antes de las 21:00 ya había cola en el Palacio de la prensa, frente a la plaza de Callao. La sala 3 albergaba esa noche a Álex Clavero, con su número #Mimadreestrendingtopic.

Alrededor de 70 personas ocuparon las butacas (no sin un poco de confusión ante la extraña numeración de los asientos). La imagen proyectada llamaba la atención de primeras, pues además del nombre del espectáculo y del artista, se podían leer varios hashtags con frases de madre: #mecagoentupadreahoraquenomeoye, #pontemudalimpiaporsitepasaalgo, #quienhadejadolaneveraabierta, #comemás y muchos otros.

En torno a las 21:15 ya se empezó a escuchar la voz del humorista con una música de fondo. Y en ese momento comenzó el show, con Alex bajando por las escaleras, entre el público. La madre que parió a Álex Clavero se ha hecho Facebook y Twitter y tiene Whatsapp. Y aquí comienza la odisea de un cómico enfadado con su madre porque esta quiere que le felicite por Facebook el día de su cumpleaños.

A partir de ahí, ataviado con su típico conjunto negro, de camisa y pantalón y una corbata fina de color azul, Clavero nos habla, no tanto de su madre, que también, como de él mismo. Habló de lo moderno, del mundo actual en el que se encuentra perdido y ni sus padres ni su novia le comprenden.

Él es un tipo simple, inmerso en las modas absurdas de hoy en día. Fue un tema recurrente, las modas, las de ayer y las de hoy, porque como bien decía él mismo, modas ha habido siempre. Algunas pasajeras y otras que duran, una premisa que dio lugar a uno de los mejores gags de la noche, con la referencia a la moda de que los chicos se pusieran pendiente. Además, dio paso a una interesante reflexión sobre la expresión «como el culo», que se decía en su época, en los 90.

Si hablamos de redes sociales, no podía quedarse en el tintero Whatsapp. Hubo tiempo para hablar de los emoticonos, algo que el humorista interpreta como bien le parece. Y por supuesto, habló de los grupos de Whatsapp y el corrector. Son esos temas y esos bloques en los que no es tan necesario el remate o el chiste, dado que la gente se reconoce perfectamente en situaciones reales y con eso ya se le escapa la risa.

La risa se le escapó a Álex más de una vez, sobre todo con los «chistes malos», él mismo así los bautizaba, pero le gustan (como también al público). Y es que en muchas ocasiones el humor de Clavero se basa en situaciones en las que los diálogos son más bien absurdos, ya que su personaje, dentro de este mundo que no entiende, no se entera de nada de lo que le hablan los modernos.

Es el caso de su episodio en la tienda de zapatillas para ir a correr, la de ropa, la óptica o en el gimnasio. Aquí se combina todo: diálogos absurdos, con remates y la identificación del público en esas situaciones. Estos son lugares que visita porque se ve arrastrado por su madre y su novia, que le dicen que no avanza y se queda atrás.

También para seguir la moda utilizó bombillas de bajo consumo, y muy atentos a este momento, porque es uno de esos en los que todas las virtudes de Clavero se combinan: la situación concreta, la exageración, la identificación con la realidad y los silencios después de su característico tono de voz.

Durante el espectáculo utilizó un recurso en varias ocasiones: el mensaje de su madre que hacía sonar el móvil en medio del espectáculo. El público ya coreaba y repetía la primera frase de cada mensaje, pues ya se lo sabían. Esto le iba muy bien para hacer chistes y para conectar bloques. Uno de ellos se dedicó a los hoteles, algo que refleja la vida del cómico, viajando de un lado a otro y durmiendo normalmente en habitaciones de hotel.

Valladolid es la ciudad de Clavero, aunque él es de un pueblo. Y no pudieron faltar referencias a su tierra, como el caso de la Semana Santa, la más rápida de España, y que fue otro de los momentos más álgidos en la actuación. También reivindicó y pidió un poco de comprensión por parte de los madrileños a la gente que viene de fuera y es su primera vez en el metro, pues ese no fue un día muy bueno para él. Y hasta aquí podemos contar.

El monologuista tuvo oportunidad incluso para improvisar, ya que un pequeño grupo entró en la sala más tarde, con el número ya empezado. El artista lo aprovechó para hacer un chiste, ofreciéndose incluso a hacerles un resumen o volver a empezar de cero.

Con la misma música de fondo con la que comenzó el show, Clavero despidió con un bonito mensaje emotivo y de positividad este #mimadreestrendingtopic. Un show que dedica el título a esa inagotable figura cómica que es la típica madre, en el que el artista desgrana todas sus desgracias por vivir en un mundo que no le entiende y demasiado moderno para él. Apoyadle, id al Cine de la Prensa y escuchadle, porque quizá también vosotros estéis fuera de este mundo moderno, pero no lo sabíais.


Este artículo y muchos más, en el blog Comedia en Serio del cómico y periodista Alejandro Gozalo.

Comentarios